12 consejos para ahorrar energía en su hogar

¿Se ha preguntado alguna vez cómo los pequeños cambios en cada hogar pueden tener un gran impacto en el medio ambiente?

Existen numerosos consejos para el ahorro de energía en el hogar, desde pequeños hábitos en la vida cotidiana hasta grandes inversiones que no sólo ayudan al medio ambiente, sino que también reducen la factura energética. Entonces, ¿cuáles son algunos de los sencillos consejos para reducir el consumo de energía en casa?

Este artículo se basa en las opiniones de 20 entusiastas de la ecología que comparten increíbles consejos y opiniones sobre cómo llevar una vida sostenible consumiendo menos y haciendo la transición hacia fuentes de energía renovables.

¿Cómo ahorrar energía en casa?

Apagar las luces al salir de una habitación: Un hábito básico que hay que desarrollar y fomentar es asegurarse de apagar siempre las luces al salir de una habitación. Haz un recordatorio para hacerlo hasta que adquieras el hábito de hacerlo subconscientemente. Puedes ahorrar una buena parte de tus gastos mensuales de electricidad haciendo algo tan sencillo como esto con regularidad.

Utiliza luces LED: Muchos hogares se están decantando por las luces LED inteligentes, ya que no sólo son elegantes y asequibles, sino que también son mucho más eficientes que las bombillas halógenas.

Cambiar a electrodomésticos eficientes: Las secadoras y los frigoríficos son dos de los electrodomésticos que más energía consumen en un hogar y su sustitución por modelos más eficientes puede reducir el consumo de electricidad a la mitad, con lo que se reducirán las facturas de electricidad.

Instalar bombas de calor es otra idea para reducir el consumo de electricidad. En general, el mantenimiento y la sustitución de los electrodomésticos cada pocos años hará que tengan una menor carga en el uso de la electricidad.

Desenchufa los aparatos: No hace falta decir lo importante que es desenchufar los aparatos cuando no se utilizan. No dejes los aparatos en stand by sino desenchúfalos y ahorra en tu factura de la luz, y en el planeta.

Reduce el consumo de agua: Algunas soluciones sencillas para reducir el consumo de agua pueden ser tomar duchas rápidas, utilizar sólo la cantidad de agua necesaria al cocinar y cerrar los grifos abiertos cuando no se utilicen, aunque sea por segundos.

Mantener el termostato a una temperatura más baja: Intente mantener el termostato a una temperatura más baja, en torno a los 17 grados, lo que puede suponer una gran diferencia y un ahorro de costes energéticos. Utilizar un termostato inteligente programable es aún mejor.

Utilice dispositivos automáticos inteligentes: Los dispositivos automatizados inteligentes pueden reducir sus facturas de energía incluso cuando usted se olvida de hacerlo. Los sistemas de automatización inteligentes detectan cuando ya no usas un dispositivo y desconectan el suministro de energía.

Utiliza puertas de doble acristalamiento: Las puertas y ventanas de doble acristalamiento son una solución perfecta para un hogar moderno, ya que pueden reducir significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero de la calefacción y la refrigeración, reduciendo así su huella de carbono y también sus facturas de energía.

Cocinar con la tapa puesta: Este es un truco súper sencillo en la vida cotidiana para ahorrar en el consumo de energía, al cocinar con la tapa te aseguras de disminuir el tiempo de cocción y el uso de agua significativamente.

Utilizar un contador inteligente:

Un medidor inteligente es una gran manera de ver cuánta energía estás consumiendo, esto te ayudará a llevar un control de tu consumo en tiempo real, y dónde puedes reducirlo.

Lavar a baja temperatura: Lava la ropa a una temperatura más fría y con la carga completa, estarás ahorrando mucha agua y electricidad.

Dispositivos con energía solar: Hoy en día puedes encontrar una versión que funciona con energía solar de casi todos los aparatos electrónicos que utilizas en tu casa. Hacer pequeños cambios y utilizar más aparatos electrónicos que funcionen con energía solar puede suponer un gran avance y también puede reducir los costes de mantenimiento y sustitución de dichos aparatos.

Principales fuentes de energía alternativas para los hogares

Los paneles solares encabezan la lista de las fuentes de energía alternativas más populares que se pueden utilizar en un hogar. Teniendo en cuenta que puedes alimentar tu casa con unos pocos paneles si buscas un pequeño salto en la eficiencia energética, la energía solar es una buena manera de empezar a salir de la red y consumir una mejor fuente de electricidad.

Hay muchos avances en la tecnología solar fotovoltaica e incentivos fiscales para atraer a más propietarios. El coste de la inversión en energía solar fotovoltaica se ha reducido a la mitad en la última década, por lo que muchas personas están considerando optar por instalar paneles solares en su tejado para generar su propia electricidad limpia y renovable.

Turbina eólica: El uso de turbinas eólicas para generar electricidad dependerá en gran medida del lugar donde se viva. Instalar pequeños aerogeneradores en su casa es una gran opción ecológica para quienes viven en lugares con buena velocidad de viento.

Energía geotérmica: Utilizar la energía geotérmica para calentar y refrigerar su casa es una forma mucho más eficiente de invertir en eficiencia energética. Las bombas de calor geotérmicas proporcionan calefacción y refrigeración constantes en toda la casa y son duraderas y eficientes, lo que le permitirá aprovechar sus beneficios durante décadas.

Estas son solo algunas de las alternativas para comenzar a utilizar energías renovables en nuestros hogares y poder ahorrar algunos billetes además de comprometernos con el medio ambiente.

Ramón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.